La Salud Importa

Entender la conmoción cerebral

Una conmoción cerebral es un tipo de lesión cerebral traumática que se produce cuando el cerebro se sacude con la fuerza suficiente para colisionar con el cráneo. Pueden pasar horas o días después de un impacto en la cabeza antes de que aparezcan los síntomas de conmoción cerebral. Independientemente de cuándo se manifiestan los síntomas, toda persona de la que se sospeche que ha tenido una conmoción cerebral, debe ser evaluada de inmediato por un profesional médico, y una conmoción cerebral confirmada siempre se debe tomar en serio y tratar de manera apropiada.

Señales y síntomas

El dolor de cabeza es el síntoma de conmoción que se informa más comúnmente, seguido de “neblina mental”, o el procesamiento mental retrasado o retardado. Otros síntomas comunes son los siguientes:

•          Confusión

•          Dificultad para seguir un objeto en movimiento con los ojos

•          Mareo

•          Pérdida de la memoria

•          Náuseas

•          Zumbido en los oídos

•          Sensibilidad a la luz o a los ruidos fuertes

Evaluar y tratar al paciente

Aunque no existe un estándar universal para el diagnóstico inicial de conmoción cerebral, los médicos y entrenadores atléticos todavía intentan detectar, lo antes posible después del impacto, cuán grave podría ser una posible conmoción cerebral. Para hacerlo, pueden preguntarle a los pacientes sobre cualquier síntoma de dolor de cabeza, evaluar su memoria pidiéndoles que indiquen su dirección, o quizás hacer que sigan un puntero o dedo con los ojos. Sin embargo, dado que los síntomas de conmoción cerebral no siempre aparecen inmediatamente después de un impacto, es crucial proceder con precaución.

Si se sospecha que una persona ha tenido una conmoción cerebral, bajo ninguna circunstancia se le puede permitir que participe de un evento deportivo ni cualquier otra actividad que involucre el riesgo de que el cerebro se vuelva a lesionar, sin haber primero descartado los síntomas.

Las lesiones por conmoción cerebral repetidas, incluso las que ocurren luego de pasados algunos años, parecen hacer que una persona sea más susceptible a sufrir nuevas conmociones cerebrales, lo que puede causar daño cerebral permanente y tener un costo devastador más adelante en la vida. Incluso hay evidencia de que las conmociones cerebrales repetidas pueden contribuir a afecciones como la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer y la esclerosis lateral amiotrófica, también conocida como enfermedad de Lou Gehrig.

El reposo es típicamente el principal método de tratamiento para las conmociones cerebrales, con otras opciones disponibles en base a los síntomas específicos de un paciente (por ejemplo, usar gafas de sol para la sensibilidad a la luz o usar tapones auditivos para la sensibilidad al sonido).

Conciliar el sueño también es muy importante para ayudar a que el cerebro se cure. Si una persona que ha sufrido conmoción cerebral tiene dificultad para dormir, se pueden recetar medicamentos para ayudarle a obtener la cantidad adecuada de reposo.

Después de una conmoción cerebral, algunas personas experimentan problemas en el oído interno que afectan su equilibrio o pueden experimentar problemas con la visión, lo que incluye la dificultad para seguir objetos o problemas con la visión periférica. En tales situaciones, la fisioterapia a menudo puede ayudar.

Si existe la menor preocupación de que alguien sufrió una conmoción cerebral, esa persona deberá consultar a un proveedor de atención médica cuanto antes.

Next Story

Eat Well Live Well

Nothing to Fear

Let's Talk About Carbs